martes, 8 de abril de 2008

toros


He descubierto que no se puede andar por ahí diciendo que se ha asistido a una corrida. y si se te ocurre decir que la disfrutaste, apaga y vámonos. la próxima vez que pregunten que tal el finde será mejor hablar de la peli de Penckinpah que tenía lo suyo también, Ride the High Country, un western del 62.

pero lo cierto es que haber ido al palacio de vistalegre ha sido mucho más interesante que cualquier western. los primeros diez minutos, tenía presentes todos los mails que manda la gente diciendo cómo sufren los animales, y cómo salen ya medio muertos y son torturados... no me parecía del todo claro que la gente lo estuviera disfrutando. a partir del minuto 11 comencé a entenderlo. y no es las actuaciones de francisco rivera o del litri fueran excepcionales, soy novata en la materia, pero se decía que estaban regalando orejas. de cualquier modo una corrida es algo que hay que ver, es algo que se tiene que ver
y no se puede estar pensando que es un acto cruel e insensible desde el tendido como no se puede pensar en la muerte de los animales con un trozo de filete en el tenedor
así que sí me gustó y sí lo disfruté y sí, tal vez vaya otra vez
y sí bebimos whisky y ron y luego salimos a quemar carabanchel y qué bien me la pasé...
algo tuvo que suceder ahí dentro...
La serie del toro
"El toro negro", Pablo Picasso, 1947
al darle la última estocada el toro apenas se defendió.

4 comentarios:

Javier Peñalosa dijo...

Clau, tienes que ver a José Tomás, no lo dejes pasar por nada del mundo, le llaman, fíjate nada más, "el maestro del quietismo". Su proximidad con la bestia es alucinante, conmueve hasta las lágrimas. Y claro, procura beber güisqui y ron y demás.

Anónimo dijo...

matar es algo que llevamos escrito en los genes, solo que antes solo lo haciamos para comer. seriamos capaces de justificar lo que fuera necesario para defender la sensación que nos produce la fiesta. esta mañana he visto a una vaca triste en el prado... es igual de absurdo

carlo dijo...

En efecto... si vas a los toros pues te aguantas y los disfrutas.. yo tendré que ir algún día..

De que se mueren los pobres por la causa social y deportiva pues sí lo hacen.. Y quizás ya en la plaza misma entiendes porq tanta pasión y devoción por los siglos de los siglos hacia los toritos..

En fin chuch... ya inauguré mi blog.. espero tenerlo actualizao regularmente.. chécalo... te puse entre mis amigos :)

besos

machequina dijo...

Joder tía, a ver si me pones a mí también un link en tu blog y de paso le pones uno a Tejita que también de vez en cuando publica en su blog. Como diría Gibs: "No seas mamona". Te mando un beso.