jueves, 15 de noviembre de 2007

jo...

Todos los días me levanto a las 7
tomo el metro a Moncloa y de ahí un autobús al Barrial
Todos llevan zapatos, abrigos, corbatas, cinturones
Yo llevo una mochila y más bien parece que voy al colegio
Cuando llego a Mcgraw-hill tengo que pasar una tarjeta por un sensor
cuando tomo el café tengo que volver a la media hora
¿Ese es el mundo de verdad?
¿Llegó la hora de dejar de jugar?
Y lo peor es que tengo que hacer bien las cosas para que me hagan un contrato por más tiempo, tengo que esforzarme por quedarme ahí
pffff..................................
No quiero ser niña grande

2 comentarios:

Amor dijo...

claudia, no siempre es así: en mi trabajo me siento con libertad para entrar y salir sin sensación de agobio

créeme: crecer consiste en ser cada vez más libre

:-)

un beso

amor

Anónimo dijo...

mira yo que grande soy que ando y vengo por donde el huevo me dicta, el derecho sobre todo.

joseph pawlegs